Acceso

Responsabilidad de los administradores

Cuando el activo de la sociedad es insuficiente, cabe la posibilidad de plantear una acción contra el administrador o administradores societarios, si éste o éstos, no han mantenido la suficiente diligencia en su gestión, o han actuado de mala fe, de acuerdo con las últimas actualizaciones tanto legislativas como jurisprudenciales.

A título de ejemplo, se pueden señalar algunas acciones típicas de mala fe, por parte de un administrador societario, como puede ser falsear las cuentas anuales, no presentarlas anualmente, desaparecer de hecho del domicilio social, abandonar de hecho la sociedad a su suerte, no liquidar la sociedad cuando el capital social se reduce a menos de la mitad, etc.

En casos como éstos, es posible realizar judicialmente el patrimonio del administrador, incluso deshacer aquellos contratos celebrados por éste, en contra de la buena fe.